“The Last Bookstore” en Los Angeles

The Last Bookstore

En esta sección del blog dedicada a libros viajeros os hemos hablado de libros que hacen viajar al lector, ya sea a través de palabras, fotografías o ilustraciones. Sin embargo, queremos ir más allá. Por eso también os vamos a mostrar aquellas librerías o bibliotecas que, por ser especiales en un aspecto u otro, merece la pena visitar. En nuestros viajes prestamos especial atención a este tipo de lugares, ya que nos permiten unir nuestras dos grandes pasiones: los viajes y la literatura. Y para inaugurar nuestra selección de librerías viajeras no se nos ocurre otra mejor que The Last Bookstore.

The Last Bookstore: un lugar mágico en el centro de Los Angeles

Durante nuestro primer road trip por la costa oeste de Estados Unidos tuvimos ocasión de visitar la ciudad de Los Angeles. Con sus cosas buenas y sus cosas malas, Los Angeles nos pareció una ciudad muy interesante. Y una de las cosas que más nos gustó fue una librería. Durante la fase de documentación previa al viaje ya oímos hablar de ella. The Last Bookstore es una librería tan especial que se merece un lugar de honor en cualquier guía de viaje.

Se sitúa en pleno Downtown, en el 453 de South Spring Street (aunque la puerta de entrada está en 5th Street, ya que hace esquina). Su ubicación es perfecta para los que visitan esta parte de la ciudad, que a nosotros fue la que quizá nos pareció más interesante de Los Angeles.

The Last Bookstore fue creada por Josh Spencer en 2005. En la página web de la librería podéis ver un breve vídeo con una entrevista de lo más interesante a Spencer. En ella, cuenta algunos de los entresijos de la librería y habla de lo que le llevó a crearla.

Un rayo de esperanza en una época incierta

The Last Bookstore se inauguró en 2005. Es algo que no deja de resultar llamativo, ya que abrir una librería física en la actualidad es ir un poco a contracorriente. En una época en la que cada día cierran pequeñas librerías que no pueden competir contra gigantes como Amazon o los libros digitales, una librería a la antigua usanza podría considerarse un anacronismo. De ahí el nombre de The Last Bookstore.

Una de las secciones temáticas de la librería, escondida en una habitación secreta.

Desde luego, si esta fuera la última librería, no le pondríamos ninguna pega. Es realmente magnífica. E inmensa. Y distinta al resto. ¿Os hemos dicho ya que nos encantó?. No en vano se suele incluir en las típicas listas de las librerías más bonitas del mundo.

La planta superior de la tienda está abarrotada de libros.

Es la librería más grande de California dedicada a la venta de libros nuevos y usados. Cuenta con un fondo de más de 250.000 libros, la gran mayoría de ellos usados. Pero The Last Bookstore no solo vende libros. También cuenta con una selección musical muy importante, con decenas de miles de vinilos disponibles entre los que elegir.

Una librería llena de rincones secretos

Entrar a The Last Bookstore supone trasladarse a una especie de mundo de fantasía en el que los libros son los grandes protagonistas. Nada más cruzar la puerta, sorprenden las enormes dimensiones del interior. Unas altísimas columnas se alzan hasta el techo y un mostrador hecho con libros esconde la caja donde hay que pagar las nuevas adquisiciones.

La planta baja es muy diáfana, con muchos sillones y sofás raídos en los que sentarse a leer o a descansar. Porque una visita a The Last Bookstore puede ser agotadora. Hay tanto que ver y tantos pasillos que recorrer que acaba uno bien cansado. Nosotros pasamos casi una hora deambulando por la tienda y nos fuimos un poco a regañadientes porque teníamos muchas más cosas que ver en Los Angeles.

Por todas partes hay esculturas hechas con libros y pequeños rincones con curiosos artefactos y objetos antiguos recuperados y reutilizados. Pero lo mejor aguarda en la planta superior. Teniendo en cuenta que a esa parte de la librería la llaman “el Laberinto”, ya os podéis hacer una idea de lo que os vais a encontrar.

Un laberinto de estanterías

El piso de arriba de The Last Bookstore tiene una atmósfera un tanto opresiva. Pasillos y pasillos de estanterías forman una especie de laberinto repleto de libros usados. Todos los que hay aquí son de segunda mano y se venden a tan solo 1 dólar. Es el lugar perfecto para los que añoran el tacto y el olor de los libros viejos.

En esta planta laberíntica hay muchas sorpresas escondidas. Desde túneles hechos con libros a peculiares esculturas, también hay salas escondidas como si fueran cámaras secretas. Incluso hay una antigua cámara acorazada de un banco, donde se encuentra la sección de ciencia ficción.

Si queréis algún libro en concreto es mejor que preguntéis por él. Porque podríais pasaros media vida buscando y no lo encontraríais entre todo ese montón de libros. Y si no buscáis nada en particular, casi seguro que os topáis con algo que os interese. Y por 1 dólar, ¿quién podría resistirse?. ¡Nosotros no, desde luego!.

Así que ya sabéis: si visitáis Los Angeles no dejéis pasar la oportunidad de conocer The Last Booksotre. ¡Es un lugar mágico!.

Deja un comentario