Explorando San Francisco: nuestro segundo día en la ciudad

Chinatown, Nob Hill, Pacific Heigths, Russian Hill, Fisherman’s Wharf

Nuestro segundo día en San Francisco promete ser igual o más intenso que el anterior. Empezamos de buena mañana acercándonos a la Haas-Lilienthal House, una preciosa casa de estilo victoriano que data de 1886 y está situada en el número 2007 de Franklin Street.

Haas-Lilienthal House San Francisco

La casa es realmente espectacular y se conserva a la perfección. Nos hubiera gustado verla por dentro, ya que se ofrecen visitas guiadas tres días a la semana, pero por desgracia el horario no se ajusta a nuestros planes y nos conformamos con admirar su magnífico exterior. En la web de SF Heritage tenéis toda la información para poder organizar vuestra visita.

Nada como un buen paseo matutino por las empinadas calles de San Francisco para combatir el frío
Nada como un buen paseo matutino por las empinadas calles de San Francisco para combatir el frío

A apenas tres manzanas de allí, en la esquina de la calle California con la avenida Van Ness, nos estrenamos en eso de subirnos al famoso tranvía de San Francisco. Los cable cars son realmente divertidos y merece la pena dar una vuelta en uno de ellos. Si el tranvía va muy lleno no queda más remedio que ir de pie en la parte exterior, bien agarrado para no caerte en alguno de los bruscos giros o con algún bache en el camino. Sin duda es algo que hay que hacer por lo menos en una ocasión durante un viaje a San Francisco.

Tranvías de la línea Powell-Hyde
Tranvías de la línea Powell-Hyde

Nuestro trayecto no es muy largo ya que Chinatown, nuestra siguiente parada, no queda demasiado lejos. Una vez allí, nos dejamos transportar al lejano oriente con nuestra imaginación. Todos los carteles y los letreros están en chino y las calles están decoradas con farolillos rojos de papel.

El arco de entrada a Chinatown, Dragon's Gate, se encuentra en la esquina de Grant Avenue con Bush Street
El arco de entrada a Chinatown, Dragon’s Gate, se encuentra en la esquina de Grant Avenue con Bush Street

Chinatown San Francisco

Chinatown San Francisco

De momento la mayoría de tiendas están todavía cerradas y no se ve a mucha gente por la calle. En la Eastern Bakery aprovechamos para comprar uno de sus famosos “moon cakes” y paramos a desayunar sentados en un banco en Portsmouth Square, el centro neurálgico de Chinatown.

Chinatown San Francisco

Eastern Bakery San Francisco

Paseamos por Waverly Place, un pintoresco callejón donde las fachadas y los balcones de las casas están muy ornamentados y pintados de vivos colores.

Waverly Place San Francisco

Waverly Place San Francisco

Aprovechamos para acercamos hasta la esquina de las avenidas Pacific y Columbus para contemplar más de cerca la Transamerica Pyramid, que contrasta con el Sentinel Building (también llamado Columbus Tower). Construido en 1907, se trata de un antiguo edificio de planta triangular del típico color verde del cobre oxidado cuya forma recuerda al Flatiron de Nueva York.

La Transamerica Pyramid, con su inconfundible silueta, es el rascacielos más alto de San Francisco
La Transamerica Pyramid, con su inconfundible silueta, es el rascacielos más alto de San Francisco

Continuamos nuestra incursión por el barrio. Ahora ya hay más movimiento y las tiendas están todas abiertas.

Chinatown San Francisco

Chinatown San Francisco

Chinatown San Francisco

En la Ten Ren Tea & Co (949 Grant Avenue) nos tomamos un bubble tea y compramos un poco de té para regalar a la familia. Tampoco dejamos pasar la oportunidad de visitar la Golden Gate Fortune Cookie Factory (56 Ross Alley), donde hacen de forma totalmente artesanal las típicas galletas de la fortuna, y donde debes pagar el módico precio de 50 centavos si sacas alguna foto mientras observas el proceso de elaboración de las galletitas.

Golden Gate Fortune Cookie Factory

A continuación nos dirigimos al Chinatown más auténtico y quizá menos turístico, al tramo de la calle Stockton (nosotros nos centramos en las cuatro manzanas que hay entre las calles Washington y Vallejo) donde se concentran las tiendas de alimentación donde van a comprar los vecinos del barrio. Aquí todo es exótico. No hay ni un solo cartel en inglés, así que nos quedamos sin saber qué son muchas de las cosas que vemos. Se venden todo tipo de alimentos secos y frutas y verduras exóticas, muchas de las cuales no hemos visto nunca antes.

Chinatown San Francisco
Un ejemplo de los productos a la venta en las tiendas de Stockton Street. Las ranas se venden vivas, y no sabemos a que tipo de animal pertenecen las garras que vendían en una pescadería.

Las aceras está completamente atestadas, apenas si podemos andar, ya no digamos pararnos a hacer fotos con tranquilidad. En general es una zona muy bulliciosa, con mucho movimiento y ajetreo y mucho ruido. Se trata de una de las experiencias más auténticas de todo el viaje. Después de un buen rato de agobio, decidimos seguir con las visitas del día, pero sin duda una visita a Chinatown es algo imprescindible en cualquier viaje a San Francisco.

Para hacer tiempo hasta la hora de comer (tenemos pensado hacerlo en Chinatown) nos acercamos a uno de los rincones más famosos de la ciudad: las curvas de Lombard Street.

Lombard Street San Francisco

Los turistas nos agolpamos al pie de la empinada calle para hacer fotos mientras los coches bajan haciendo eses por las curvas que hacen posible que puedan circular por allí. El tramo con curvas salva el desnivel (con una pendiente de nada menos que 27 grados) entre las calles Leavenworth y Hyde, y las vistas de la ciudad desde allí son fantásticas. Desde la calle Hyde se divisa la isla de Alcatraz en la distancia.

Isla de Alcatraz San Francisco

San Francisco

Aprovechando que justo por allí pasa el cable car de la línea Powell-Hyde, nos montamos en uno para regresar a Chinatown a comer. Compramos un poco de dim sum para llevar en el restaurante House of Dim Sum (735 Jackson Street). El local es bastante cutre y no invita demasiado a quedarse, pero como no vamos a comer allí no nos importa demasiado. Está regentado por una señora china un poco mayor que apenas habla inglés, y como mi inglés tampoco es muy bueno, nos cuesta lo nuestro hacernos entender. Es buena señal que no haya ningún turista en el local, todos los que están comiendo en esos momentos son vecinos del barrio. Y, efectivamente, la comida está para chuparse los dedos y además es baratísima.

San Francisco

Nos llevamos nuestro botín a Portsmouth Square, donde ya habíamos estado por la mañana, pero ahora está llena de gente de lo más variopinta. Mientras nos comemos nuestro delicioso dim sum, contemplamos a los grupitos de gente que hacen taichi o juegan a las cartas.

Portsmouth Square San Francisco

Para terminar el día, nos acercamos a Ghirardelli Square, con su famosa tienda de chocolate, y desde allí vamos dando un paseo hasta el Fisherman’s Wharf, antiguo muelle de pescadores hoy convertido en una especie de parque temático para turistas y que es una de las cosas que menos nos gustan de la ciudad.

Ghirardelli Square San Francisco

Fisherman's Wharf

Fisherman's Wharf

El puente Golden Gate se ve estupendamente desde allí, pero no luce el sol y hay un poco de neblina que impide verlo bien. Aunque el agua debe de estar helada, vemos a más de uno nadando en la playa, incluida una señora mayor con sombrero de paja que chapotea en la orilla, ante la mirada perpleja de los que pasamos por allí bien abrigados porque hace un frío y un viento de narices.

Golden Gate San Francisco

San Francisco
Unas vistas inmejorables de la ciudad

San Francisco

Nos acercamos al Pier 39 a ver los leones marinos, aunque no hay demasiados. Los que hay se dedican a retozar al sol, soltando gruñidos de vez en cuando.

Pier 39 San Francisco

Pier 39 San Francisco

Y por último, antes de retirarnos al hotel, nos vamos a otro lugar de San Francisco que no debe faltar en ningún viaje: las famosas casas victorianas conocidas como Painted Ladies junto a Alamo Square. Construidas a finales del siglo XIX, lograron sobrevivir al terrible terremoto (y posterior incendio) que arrasó San Francisco en 1906. Su aparición en multitud de películas y series de televisión, como la famosa Full House (Padres Forzosos en España), las convirtió en el icono mundialmente famoso que son hoy en día. Son realmente bonitas, con sus delicados colores pastel y sus grandes ventanales. No hay que irse de San Francisco sin acercarse a conocerlas.

Painted Ladies Alamo Square

En Steiner Street abundan las casas victorianas perfectamente conservadas
En Steiner Street abundan las casas victorianas perfectamente conservadas
Es difícil decidir cuál es la casa más bonita de todas, aunque esta nos robó el corazón
Es difícil decidir cuál es la casa más bonita de todas, aunque esta nos robó especialmente el corazón

Absolutamente agotados después de tanto ajetreo, San Francisco decide recompensarnos con un maravilloso arcoíris que nos recibe cuando llegamos al hotel y que pone un bonito punto final a este intenso día.

San Francisco

Deja un comentario