Deadwood: la ciudad sin ley

Deadwood

El final de nuestro road trip por el norte de Estados Unidos se va acercando cada día un poco más. Ya estamos en Dakota del Sur y aún nos falta un buen trecho hasta llegar a Chicago, pero sabemos que estamos entrando en la etapa final del viaje. En breve dejaremos atrás los paisajes tan típicos del Salvaje Oeste que hemos estado descubriendo estos últimos días. Pronto estaremos rodeados de maizales y vacas lecheras, en vez de prados de hierba seca y ranchos ganaderos.

El cartel de bienvenida a Dakota del Sur.

Pero Dakota del Sur nos aguarda, llena de sorpresas. Y nada mejor para empezar a explorarla que visitando Deadwood. Se trata de un pueblo nacido durante la Fiebre del Oro que hoy en día es un importante núcleo turístico en la zona.

Edificios históricos en la calle principal de Deadwood.

El paisaje de las Black Hills

Uno de los principales atractivos de Deadwood, además del pueblo en sí mismo, es el lugar donde se encuentra. La cordillera de las Black Hills domina el paisaje en el extremo oeste de Dakota del Sur. Estas montañas ofrecen unos paisajes preciosos y muchas actividades al aire libre.

No solo Deadwood está rodeada de estas bonitas montañas. El cercano Monte Rushmore, que visitaremos al día siguiente, está excavado en mitad de las Black Hills. Es una zona tan bonita que es una pena no disponer de más tiempo para explorarla en profundidad. Por suerte podremos recorrer una de las carreteras panorámicas más espectaculares que la atraviesa, pero todo esto tendrá que esperar. De momento llegamos dispuestos a disfrutar de una tranquila tarde paseando por el centro histórico de Deadwood.

Una ciudad con un violento pasado

Puede que a algunos os resulte familiar el nombre de Deadwood. Si estáis pensando en la serie de televisión protagonizada por Timothy Olyphant, habéis acertado. Esta magnífica serie, con la calidad de los mejores westerns, se basa en la historia real de esta población.

Deadwood es la típica población nacida durante la Fiebre del Oro. En su origen fue un asentamiento totalmente ilegal, ya que estas tierras pertenecían a los Lakota (que son parte de la tribu Sioux). Ya en 1868 se había firmado el Tratado del Fuerte Laramie, mediante el cual el Gobierno de Estados Unidos entregaba la propiedad de las Black Hills a los Lakota.

El General Custer, que murió junto a 210 de sus hombres del Séptimo de Caballería en la batalla de Little Bighorn. Fuente: sonofthesouth.net

Sin embargo, en 1874 una expedición del General Custer descubrió oro en la zona, lo que animó a muchos buscadores de oro a instalarse en Deadwood, a pesar de incumplir el tratado firmado por el gobierno y las leyes federales. Los Lakota pronto se hartaron de esta invasión a su territorio, y la situación terminó dando lugar a la Guerra de las Black Hills en 1876. Con personajes tan conocidos como el General Custer, Toro Sentado o Caballo Loco, y con batallas tan sangrientas como la de Little Bighorn, este periodo de la historia de Estados Unidos resulta de lo más triste a la par que interesante.

Toro Sentado. Fuente: history.com

Un conflicto aún sin resolver

La guerra se saldó finalmente con la firma de un nuevo tratado en el que los Lakota cedían parte de su territorio. Ello permitió legalizar el asentamiento de Deadwood, entre otros. No obstante, esta disputa territorial aún sigue abierta. En 1980 la Corte Suprema de Estados Unidos declaró que las tierras habían sido arrebatadas ilegalmente y se ofreció una compensación de más de 100 millones de dólares a los Lakota. Estos no aceptaron el pago, ya que solo querían la devolución de sus tierras. El dinero sigue en una cuenta remunerada que ya asciende a más de un billón de dólares, pero a fecha de hoy sigue sin haber un acuerdo con los Lakota, que siguen sin aceptar el dinero. No están interesados en una compensación económica: para ellos lo importante es recuperar sus tierras y las de sus ancestros.

Deadwood: la ciudad del pecado

Los primeros colonos de Deadwood se instalaron en precarias casas de madera en torno a lo que hoy constituye Main Street. Tanto Deadwood como la vecina población de Lead (a tan solo 5 km al sur) fueron los pueblos arquetípicos surgidos durante la Fiebre del Oro.

Main Street estaba plagada de saloons, casas de juego y prostíbulos. En ellos se reunían los mineros tras un duro día de trabajo, pero también atraían a delincuentes y gente de toda calaña. La violencia y los tiroteos estaban a la orden del día, y la ley y el orden brillaban por su ausencia. Se dice incluso que en esa época Deadwood era el lugar más peligroso de todo Estados Unidos.

Este era el aspecto real de Main Street en 1876. Fuente: reddit.com

Dos de los personajes más ilustres que pasaron por Deadwood fueron Wild Bill Hickok y Calamity Jane. Hickok es uno de los grandes reclamos turísticos de Deadwood tras ser asesinado por un jugador descontento en el Saloon Nº10. Este saloon (657 Main Street), todavía en pleno funcionamiento, se ha reconvertido en una especie de museo. En él se exhibe, entre otros artefactos de la época, la silla en la que estaba sentado Wild Bill cuando lo asesinaron de un tiro en la nuca.

El Saloon Nº10 atrae la atención de todos los turistas que visitan Deadwood.

Por lo que respecta a Calamity Jane, está enterrada junto a Hickok en el cementerio de Deadwood. Su vida de auténtica pionera fue durísima pero fascinante. Sin duda fue una mujer de armas tomar. Se hizo mundialmente famosa al unirse a Buffalo Bill en su espectáculo Buffalo Bill’s Wild West, del que ya os hablamos en el post sobre Cody.

Calamity Jane. Fuente: The Shooter’s Log.

Paseando por el centro de Deadwood

Una vez llegamos a la ciudad procedentes de Devils Tower, lo primero que hacemos es dirigirnos al hotel donde nos vamos a alojar. Se trata del First Gold Hotel (270 Main Street), en el que tan solo vamos a quedarnos esta noche. Por 87,72 dólares conseguimos una habitación amplia, limpia y muy cómoda. Además de ser un hotel, el establecimiento cuenta también con un casino. El juego es totalmente legal en Deadwood y abundan este tipo de locales.

De paseo por Main Street.

Como ya es media tarde, nos acercamos en coche hasta el centro de la población, ya que el hotel está justo a la entrada de Deadwood. Damos un agradable paseo por Lower Main Street y admiramos los edificios históricos perfectamente conservados. Este es el centro neurálgico de Deadwwod y donde se concentra toda la actividad turística. No hay mucha gente y podemos pasear sin prisas ni agobios.

El restaurante que elegimos para cenar.

La mayoría de edificios han sido reconvertidos en tiendas de recuerdos, aunque también hay casinos repletos de máquinas tragaperras y muchos restaurantes. Como ya es la hora de cenar, nos acercamos al Lee Street Station Cafe (3 Lee Street) para comer algo.

La decoración vintage del Lee Street Station Cafe.

El local es fácilmente reconocible por los antiguos surtidores de gasolina que hay en el exterior. La comida que sirven es sencilla y sin pretensiones, y las raciones son generosas. Una vez terminamos de cenar, volvemos al hotel a descansar.

Nada como un poco de crujiente pollo frito con puré de patatas para reponer energías.

Espectáculos callejeros y antiguas minas de oro

Siendo Deadwood un pueblo surgido durante la Fiebre del Oro, no es de extrañar que ofrezca la opción de visitar una antigua mina de oro. Nosotros no contratamos ningún tour guiado, pero hay varias empresas que ofrecen esta posibilidad a los visitantes. En Deadwood está la Broken Boot Gold Mine. En Lead, la población vecina, se encuentra el Black Hills Mining Museum, que también incluye una visita guiada a su mina. No podemos opinar sobre si merecen la pena, pero podéis echar un vistazo a sus páginas web por si os parece una opción interesante.

Otra actividad que tiene lugar en Main Street es un espectáculo callejero gratuito que recrea un tiroteo con actores vestidos de época. El Main Street Shoot Out se celebra en plena calle durante todo el verano. Se hacen tres pases diarios (de lunes a sábado) en tres puntos distintos de Deadwood. En su página web dan toda la información para que no os lo perdáis. Nosotros no llegamos a tiempo de verlo, pero parece divertido.

Un inicio prometedor para nuestro recorrido por Dakota del Sur

Deadwood ha sido tan solo el inicio de lo que nos espera en Dakota del Sur. Además de tener unos paisajes fantásticos, este estado cuenta también con un monumento famoso en todo el mundo: el Monte Rushmore. Esa será nuestra siguiente visita, de la que os contaremos más en el próximo post.

Deja un comentario