De paseo por Prenzlauer Berg

Ha llegado el momento de decir adiós a Berlín. Nos toca despedirnos de esta ciudad que nos ha robado un poco el corazón. Tras disfrutar de cinco días estupendos en la ciudad, debemos volver a casa. Y como punto final a nuestra estancia decidimos pasar la mañana conociendo el barrio de Prenzlauer Berg.

Prenzlauer Berg: la mezcla perfecta entre bohemio y chic

Sin duda nos quedan muchos rincones de Berlín por descubrir. Los días que hemos pasado aquí nos han permitido conocer lo más destacado de la ciudad. Pero no queremos marcharnos sin pasear un poco por uno de los barrios más atractivos de la ciudad: Prenzlauer Berg.

Mauerpark, donde ya estuvimos el domingo paseando por su animado mercadillo, se encuentra al oeste de Prenzlauer Berg. Hoy dejaremos de lado el parque y nos dedicaremos a callejear un poco.

Cogemos el tranvía frente al hotel y nos bajamos en la parada de Eberswalder Strasse. Desde allí vamos dando un tranquilo y agradable paseo por las principales calles del barrio.

La estación de metro de
La estación de metro de Eberswalder Strasse.

Esta zona, con un aire entre bohemio y aburguesado, está llena de tiendas de ropa chic y comida ecológica, cafeterías y restaurantes.

Prenzlauer Berg
En la calle Kollwitzstrasse encontramos esta divertida biblioteca en un tronco de árbol.

En la calle Kastanienallee entramos en una tienda de cómics a echar un vistazo. Situada en el número 79 de esta calle, Modern Graphics es perfecta para encontrar cómics tanto en alemán como en inglés.

Kollwitzstrasse resulta ser una agradable calle arbolada. No muy lejos de allí nos topamos con la Wasserturm, la torre del agua más antigua de Berlín.

Wasserturm Berlín

Se encuentra en la calle Knaackstrasse, en un bonito parque donde aprovechamos para sentarnos un rato a leer y descansar.

En este barrio también se respira ese aire inconformista y reivindicativo tan propio de Berlín.
En este barrio también se respira ese aire inconformista y reivindicativo tan propio de Berlín.

El paseo nos lleva de nuevo hacia el punto de partida de nuestro recorrido, no sin antes entrar a echar un vistazo a KulturBrauerei, una antigua fábrica de cerveza de ladrillo rojo perfectamente restaurada que sirve como centro cultural, con sala de conciertos, cine, tiendas y bares. También incluye un interesante museo gratuito sobre la vida diaria en el Berlín Este bajo el exhaustivo control del omnipresente partido comunista.

Probando el famoso Currywurst

A la hora de comer no dejamos pasar la oportunidad de probar el plato estrella de la comida berlinesa: el famoso currywurst. Y no hay sitio mejor para probarlo que Konnopke’s Imbiss (Schonhauser Allee 44b, bajo la vía del tren).

Konnopke's Imbiss Berlín

Lleva desde los años 30 sirviendo las que muchos consideran las mejores salchichas de la ciudad. No sabemos si serán las mejores o no, pero desde luego están deliciosas.

Currywurst

Con este inmejorable final, decimos adiós a Berlín mientras tomamos el tren para dirigirnos al aeropuerto. Sin duda una ciudad que merece una visita pausada, para callejear y perderse por sus rincones, para vivir a fondo toda la gran variedad que ofrece.

Deja un comentario