Cómo funciona la Tarjeta Sanitaria Europea

Preparando nuestro inminente viaje a Italia nos hemos decidido a solicitar la Tarjeta Sanitaria Europea (TSE). No hay nada que estropee más unas vacaciones que un problema de salud inesperado. Ya sea una pierna rota o una apendicitis aguda, cualquier viajero sabe que estas cosas le ocurren incluso al más precavido. Y estando lejos de casa, la cosa se complica un poco más a la hora de conseguir atención médica.

Siempre se debería contratar un buen seguro de viaje. Es especialmente importante si se visita algún país con una sanidad carísima (como Estados Unidos, por ejemplo). Pero al viajar por Europa, a veces nos relajamos un poco en ese sentido y tendemos a pensar que no nos va a pasar nada porque tampoco nos vamos tan lejos. Pero como la salud es lo primero, os vamos a contar en qué consiste la Tarjeta Sanitaria Europea y cómo conseguirla.

Qué es la Tarjeta Sanitaria Europea

La Tarjeta Sanitaria Europea es un documento personal que garantiza la atención sanitaria estando de viaje en cualquier país de la Unión Europea, además de Suiza, Noruega, Liechtenstein e Islandia.

Nuestra Tarjeta Sanitaria Europea recién llegada por correo.

Esta tarjeta la emite el Instituto General de la Seguridad Social (INSS). Es totalmente gratuita y tiene una validez de dos años. Lo mejor de todo es que se puede solicitar directamente por internet, sin desplazamientos ni colas innecesarias en ninguna oficina. Una vez hecha la petición, os enviarán un e-mail de confirmación y en menos de 10 días la tarjeta se recibe cómodamente por correo en la dirección que consta en la base de datos de la Seguridad Social*. Si vuestro viaje es inminente y no podéis esperar esos 10 días, podéis obtener un Certificado Provisional Sustitutorio. Se tramita a través de la misma página web que la tarjeta y lo podéis imprimir vosotros mismos en casa.

*Si no estáis seguros de cuál es la dirección que consta en la base de datos de la Seguridad Social, solo tenéis que fijaros en la que figura en el informe de vida laboral que os mandan cada año. Cuando hagáis la solicitud, tenéis que indicar esa dirección. Si os equivocáis o ponéis otra que no sea esa, os enviarán un e-mail informando del error. Nosotros hicimos la prueba a ver qué pasaba. Solamente tenéis que volver a rellenar los datos en una nueva solicitud, informando la dirección exacta que ellos tienen.

Qué cubre la Tarjeta Sanitaria Europea

Hay que aclarar que esta tarjeta no es válida en caso de que vuestro viaje al extranjero sea para recibir un tratamiento médico. Solo está pensada para recibir la asistencia sanitaria indispensable en caso de una urgencia. Por supuesto, la tarjeta no es válida para recibir ninguna asistencia sanitaria privada. En caso de tener que ir al médico o al hospital, aseguraos de que pertenece a la red de sanidad pública del país.

Algo muy importante que hay que tener en cuenta es que en algunos casos se deberá pagar una parte de los gastos sanitarios (ya sea una cantidad fija o un porcentaje) si los asegurados del país al que hemos viajado también deben hacerlo. Hay que tener claro que la Tarjeta Sanitaria Europea nos da derecho a recibir la misma cobertura sanitaria pública que la que reciben los habitantes del país en el que nos encontremos. Si allí se paga algún tipo de servicio que en España es gratuito, pues habrá que pagarlo. Si no fuera así, no estaríamos en igualdad de condiciones con los ciudadanos de dicho país. Estos gastos no son reembolsables. Siempre podéis contratar un seguro de viaje adicional. Recordad que la Tarjeta Sanitaria Europea no es un sustituto de estos seguros, sino un complemento.

En qué países es válida

La Tarjeta Sanitaria Europea tiene validez en los siguientes países:

Alemania, Austria, Bélgica, Bulgaria, Chipre, Croacia, Dinamarca, Eslovaquia, Eslovenia, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Hungría, Irlanda, Islandia, Italia, Letonia, Liechtenstein, Lituania, Luxemburgo, Malta, Noruega, Países Bajos, Polonia, Portugal, Reino Unido, República Checa, Rumanía, Suecia y Suiza.

Quién puede solicitarla

La Tarjeta Sanitaria Europea la puede solicitar cualquier ciudadano que tenga derecho a la asistencia sanitaria en España y a los beneficiarios que puedan estar a su cargo.

Si estáis trabajando o sois pensionistas, podéis solicitarla directamente por Internet. En caso de estar en otras situaciones (como cobrando una prestación por desempleo, si vuestro contrato de trabajo es temporal o si tenéis un NIE), también podéis obtener la Tarjeta Sanitaria Europea, pero deberéis realizar la solicitud de manera presencial en cualquier oficina de la Seguridad Social tras solicitar cita previa.

Es importante tener en cuenta que si vuestra situación cambia durante los dos años de validez de la tarjeta y dejáis de cumplir los requisitos para tener derecho a ella, no os cubrirá los tratamientos médicos que recibáis en el extranjero y os reclamarían los importes correspondientes.

Cómo se solicita la Tarjeta Sanitaria Europea

El trámite por internet no puede ser más sencillo y rápido. Tan solo hay que acceder a la página web de la Seguridad Social. Una vez allí, hay que ir al apartado Trabajadores, y luego clicar en Tarjeta Sanitaria Europea (a la derecha de la pantalla).

Tarjeta Sanitaria Europea

Os dejamos el enlace directo para ahorraros tiempo. Una vez en la página correspondiente, solo tenéis que desplazaros un poco hacia abajo de la página (leeros antes toda la información detallada), hasta el apartado donde pone Acceso al servicio. Clicáis en la opción Sin certificado y, a continuación, en la opción de Solicitar/Renovar Tarjeta Sanitaria. Ya solo os quedará rellenar vuestros datos personales y clicar en Aceptar. Y ya está. En unos 30 minutos recibiréis la confirmación de la solicitud por correo electrónico. Y en menos de 10 días la tendréis en casa.

Todo son ventajas

Como veis, el trámite administrativo para solicitar la Tarjeta Sanitaria Europea es muy sencillo. Vale la pena hacerse con la tarjeta antes de cualquier viaje a Europa.

Contar con la Tarjeta Sanitaria Europea ofrece la tranquilidad de saber que vuestras necesidades médicas más básicas van a estar garantizadas. Y como es gratis y se tramita desde vuestro propio ordenador, os animamos a solicitarla. ¡Nosotros esperamos no tener que usar nunca la nuestra, pero es mejor viajar preparados!.

Deja un comentario