“400 Fotografías” de Ansel Adams

Ansel Adams 400 Fotografías

De nuestros viajes por Estados Unidos guardamos maravillosos recuerdos. Tanto en nuestra ruta por la costa oeste como en nuestra ruta por el norte del país tuvimos ocasión de conocer muchos lugares realmente especiales. Pero los que más nos impactaron por su enorme belleza fueron los parques nacionales que visitamos. A raíz de ellos oímos hablar de un fotógrafo llamado Ansel Adams, de cuyo libro titulado 400 Fotografías os queremos hablar en este post.

Un fotógrafo llamado Ansel Adams

Ansel Adams nació en San Francisco en 1902. Con 14 años hizo su primera visita a Yosemite National Park con su familia. Allí, con su primera cámara, se inició en la que con los años se convertiría en la pasión de su vida: la fotografía.

En el momento de su muerte Ansel Adams contaba con 28 libros editados con sus fotografías, además de 10 publicaciones sobre técnicas fotográficas. No es difícil entender por qué fue el fotógrafo americano más respetado del siglo XX.

Este libro es un compendio de 400 de sus mejores fotografías, que abarcan de 1916 a 1968. Todas son en blanco y negro y se han organizado por décadas. En ellas se aprecia una evolución tanto en sus habilidades técnicas como artísticas. Hojear este libro permite hacer un repaso rápido a la carrera de Ansel Adams, que centró principalmente en los magníficos paisajes de Estados Unidos.

Un encargo fotográfico de gran importancia

La carrera de Ansel Adams vivió dos momentos cruciales. En 1936 su amigo Alfred Stieglitz dirigía la galería de arte moderno más importante de Estados Unidos, An American Place, cuando le ofreció organizar una exposición con sus fotos. Evidentemente eso fue de gran ayuda a la hora de impulsar su trabajo y darse a conocer al gran público. Pero el momento realmente crucial, el que supuso un punto de inflexión definitivo en su vida como fotógrafo, vino del propio Gobierno de Estados Unidos.

Dos fotografías tomadas por Ansel Adams. A la izquierda: Vernal Falls, en Yosemite National Park. A la derecha: Old Faithful, en Yellowstone National Park. Fuente: www.anseladams.com

En 1941 Ansel Adams recibió un encargo por parte del Departamento del Interior. Le encargaron fotografiar los parques y monumentos nacionales de Estados Unidos para exhibir sus fotos como murales en su nueva sede central en Washington. Si bien hasta entonces se había centrado principalmente en fotografiar la zona de California y el sudoeste del país, este proyecto le abrió las puertas a explorar nuevos territorios. Fue una lástima que el encargo terminara prematuramente en 1942 con la entrada de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial.

Por suerte para Ansel Adams, la Fundación Guggenheim decidió ofrecerle una beca entre 1947 y 1948 para que completara la exploración de los parques nacionales del país. Tras visitar por primera vez los parques de la costa este del país y Alaska, el encargo terminó con la publicación del libro más conocido de Adams: Our National Parks.

Una gran labor como conservacionista

La importancia de Ansel Adams no se limita a su magnífico trabajo como fotógrafo sino que va mucho más allá. Era un auténtico conservacionista que mostró su pasión por la preservación de la naturaleza en cada una de sus imágenes. Su importancia en este sentido fue tal que se le compara con Henry David Thoreau o John Muir. Gracias a su visión artística consiguió trasladar su amor por los paisajes de Estados Unidos al público general. No es de extrañar que su obra y su figura sean tan admiradas y que Ansel Adams se haya convertido en todo un ejemplo a seguir.

Otros dos ejemplos del magnífico trabajo de Ansel Adams. La foto de arriba corresponde a Yosemite National Park. La de abajo, a Grand Canyon National Park. Fuente: www.anseladams.com

La calidad de su obra es innegable, tanto a nivel técnico como artístico. Pero para nosotros su valor va mucho más allá. Es un verdadero recordatorio de la enorme belleza y fragilidad de nuestro entorno, de lo excepcional que es la naturaleza.

La grandeza de los parques nacionales de Estados Unidos

El patrimonio natural de Estados Unidos es inmenso. Nosotros hemos tenido la gran suerte de conocer algunos de sus rincones más bonitos. Hemos visitado los parques nacionales de Yosemite, Death Valley, Zion, Grand Canyon, Olympic, Mount Rainier, Glacier, Yellowstone, Grand Teton y Badlands, además de otros lugares tan emblemáticos como Monument Valley, Mount Rushmore o Devils Tower. Aún nos queda mucho por descubrir y esperamos poder hacerlo en un futuro no muy lejano.

Nos gusta la naturaleza y nos gusta la fotografía, así que no es de extrañar que Ansel Adams se haya convertido en uno de nuestros fotógrafos más admirados. Si os pasa como a nosotros, entonces os recomendamos este libro para empezar a familiarizaros con su extenso trabajo. Aunque nuestras dotes como fotógrafos dejan bastante que desear, estamos en constante aprendizaje y siempre deseosos de mejorar. Con 400 fotografías hemos tomado nota del talento de Ansel Adams a la hora de buscar un encuadre o un ángulo distinto. ¡Sin duda es toda una inspiración!

La importancia de una fotografía

La memoria es muy volátil y a veces nos juega malas pasadas. Recuerdos que creíamos que perdurarían para siempre empiezan a desdibujarse con el paso del tiempo. Una fotografía tomada en aquel lugar especial que tanto nos gustó nos ayudará a recordarlo para siempre. En nuestros viajes las fotografías juegan un papel muy importante ya que nos permiten revivir esos momentos que parecían inolvidables pero que en realidad no lo son. Nos permiten hacer memoria de forma instantánea. Y ya se sabe: una imagen vale más que mil palabras.

Deja un comentario